Las campanas no han parado de sonar
desde las 7 de la mañana. Por un lado el pope que llamaba a misa,
por otro lado las elecciones; se abrían los colegios a las 7 de la
mañana. Aquí, en este pueblo, lo de colegio es literal; se vota en
la antigua escuela, entre pupitres con carcoma y bolas del mundo
amarillentas. Aquí, aquí, donde muchos aprendieron que un día
Grecia fue el centro del mundo y que más allá todo eran

bárbaros.
Hay una numerosa asamblea en la plaza
de gente discutiendo.
¿Por qué a España le cortan la
coleta y a nosotros nos rapan al cero?
Porque en España han rescatado bancos
¡Tonto! y aquí a nosotros. Y nosotros no importamos nada.
Y tanto que no. Su orgullo está por
los suelos y su sensación de impotencia es tal que muchos no vendrán
a votar, puesto que además hay quien vive en Atenas, en Salónica, en sitios lejanos que implican viajes caros y largos.
Algunos votaran por el Fobos; el miedo;
el que le han metido en el cuerpo desde Europa con su expulsión y lo
harán por la derecha de Nea Democratía.
Otros votaran por la Elpida, la esperanza; que representa Alexis
Chipras de la izquierda de Syriza, al plantarle
cara a Europa y sus ajustes criminales. Un personaje bastante carismático.
Hago un inciso, Syriza, esa que todo el
mundo en España se ha hartado de llamarla extrema izquierda, no es
mas que una agrupación de partidos del corte de Izquierda Unida.
Y algunos descerebrados votaran por los
Χρυσά αυγἀ; huevos dorados; de
Χρυσή Αυγή; Amanecer
Dorado, que les han convencido de sus ideas patrióticas y de sus
ayudas a viejecitas y necesitados en el centro de Atenas, apaleando a
inmigrantes. En este pueblo hubo varios votos las pasadas elecciones;
espero que disminuyan en estas. Pero hay un personaje del que
sospecho profundamente; hoy voy a seguirlo con mi cámara a ver si lo
pillo.
Buenos días. Desde
Evgiros y para Navegandoporgrecia; Ana Capsir.
Share: