Browsing Tag

Astronomía

Mar abierto, mar clausurado.

Por 15 marzo, 2011 Etiquetas: , , Comentar (6 Comentarios)

El amor
Su barco
y la despreocupación por sus vientos etesios
Y el foque de su esperanza
En su más suave oleaje una isla acuna
La llegada.

Odysseas Elytis

Últimamente he tenido que estudiar las grandes rutas oceánicas para veleros y su relación con la meteorología a y los instrumentos de navegación. Me he preguntado ¿Como establecieron los primeros navegantes mediterráneos las derrotas más propicias para su comercio, sus guerras, su expansión? Ellos no sabían mucho de meteorología, tal y como hoy la entendemos. O quizás sabían mucho más de lo que creemos.
Cuentan los cronistas que Filipo II de Macedonia, padre de Alejandro Magno, programaba las batallas para  situar a sus ejércitos siempre de forma que las naves enemigas tuvieran que acercarse y atacar contra el viento, lo que las convertía en naves lentas de hombres ocupados en remar. Es decir, sabía prever de donde vendría el viento.

Trirreme.jpg.Mar abierto, mar clausurado.

Las Trirremes, navegaban a vela solamente viento a favor y empleaban los remos en las calmas o para remontar al viento, pero no podían contra fuertes temporales. Así que no es de extrañar que los griegos dividieran el año en dos épocas: Tharso, o temporada favorable y Cheimon, o temporada desfavorable para la navegación (Χειμον, es invierno en griego pero también tempestad). La navegación de la época, a vela y a remo, se suspendía en invierno, despues de la aparición de Sirio y la ocultación de las Pléyades, como decía Hesiodo: la estación muerta. Mare apertum y mare clausum, para los romanos.

El Egeo, en verano, es famoso por su fuertes vientos; los vientos Etesios ( ετησἰα = anual), hoy conocidos en Grecia con el nombre de Meltemi. Sopla de Junio a Septiembre con componente norte y tal fuerza que barre las nubes y deja al mar teñido de ese azul sobrecogedor que ha cautivado a pintores y fotógrafos.
El viento lo produce la situación meteorológica típica del verano con un anticiclón sobre los Balcanes y una baja en Asia Menor. Para el neófito, diré que el viento sígue la dirección de las líneas de las isóbaras, así que observando bien el mapa se ve porque, en la parte norte del Egeo el viento tiene más carácter Noreste, en el centro es Norte puro, en el sur tiene componente Noroeste y en Chipre llega a ser Oeste o Suroeste. Esta configuración debió marcar mucho sus aventuras marítimas.

Los viajes de isla en isla eran relativamente rápidos durante el buen tiempo y los pájaros… sus instrumentos de orientación; las aves tienen un instinto especial para volar en dirección a tierra; pero con el mal tiempo, no quedaba más que esperar e ir consumiendo con suma prudencia las provisiones; y cuando sobrevenía una de aquellas calmas inacabables, entregarse a la voluntad de los dioses. De ahí que las naves tardaran diez años en agruparse y partir a la guerra de Troya y otros tantos Ulises, en volver a su Itaca.

Pero hay constancia de que navegaban también, en largas travesías, perdiendo de vista la costa y dirigidos por la estrella Polar, phoeniké, o estrella Fenicia. Lo que pone de manifiesto que fueron estos, los fenicios, los que primero desarrollaron la navegación astronómica.

Repito, creo que sabían más de lo que pensamos.

Share:

El viento del nombre.

Por 23 enero, 2011 Etiquetas: , , Comentar (21 Comentarios)

 O el nombre del viento.  Hace tiempo que comento a mis alumnos de vela una curiosidad: que los grandes vientos mediterráneos, los que tienen derecho a nombre propio,  lo toman del  lugar de donde proceden, situándonos en el centro. Situándonos en un punto intermedio entre Creta y Malta.

 

 

 
 
 
El Gregal es el viento de dirección noreste; viene de Grecia. El Mistral o Maestrale  es el viento del noroeste; viene del Maestrazgo, en el valle del Ródano. El Siroco es el viento del sureste que viene de Siria. El Lebeche o libeccio es el viento de componente suroeste; viene de Libia.
 
Hay que tener un poco de flexibilidad e imaginar que en el momento incierto en el que se empezó a llamar así, Siria, no era la Siria actual, ni Libia tampoco. Licencia Histórica.
 
Y por supuesto el Levante viene de donde vemos levantarse el sol y las estrellas; y el poniente,  de donde observamos su ocaso. El Norte es simplemente Norte y el Sur, Sur, o todo lo mas viento meridional porque sopla de la dirección donde se encuentra el sol a mediodía, es decir cuando está sobre nuestro meridiano.
 
Pero hoy le voy a dar la vuelta a la historia, porque quizás empezó al revés: los vientos denominan las zonas de las que proceden.
 
elimperioromanoelprincipado.jpg

 

SIROCO
Sirio es la estrella más brillante del hemisferio norte. Sirio, del can mayor,  sigue a Orión, el cazador, la constelación más bella del cielo, en su viaje diario por el universo. Este prodigio no es visible todo el año.  A finales del periodo estival comenzamos a ver a Orión y su fiel perro, cruzar por la noche, el firmamento.  Pero su orto helíaco (primera salida de una estrella que ha permanecido invisible unos meses) se producía en la Grecia Clásica cerca del solsticio de verano, en el periodo de máximo calor. La “canícula” coincidía con la salida del Can mayor, de ahí su nombre y su estrella Sirio, Σείριος, en griego “la  ardiente”, “la abrasadora”.
Ya los egipcios relacionaron la época de inundaciones del Nilo con la observación nocturna  de Sírio a finales de verano.  Adoraron  a la estrella como a  un dios benefactor de las cosechas y crearon un calendario, el sótico, dependiente de sus ciclos. Justamente Sírio salía por el sureste, hace 8000 años, como se puede comprobar con cualquier programa astronómico, haciendo retroceder el tiempo; se puede utilizar stellarium que es gratuito y sencillo.
No es de extrañar que el viento del sureste, caliente y abrasador, que soplaba desde el punto por donde salía Sirio se llamara Siroco y el lugar de procedencia Siria, la tierra de Sirio.

 
 
 
 
LEBECHE
Libis era el dios-viento del suroeste para los griegos.. Se representa como un hombre alado, muy joven, sin barba, vestido con túnica y descalzo, sosteniendo entre sus manos el timón o la popa de una nave. En la mitología romana su equivalente es el dios-viento  Africus.
Así que no sería de extrañar que el viento suroeste se llame como el dios: líbico, libeccio o lebeche  y denominara a la región de donde soplaba como Libia.
 
 
 
 
 
 
GREGAL
 El Gregal es el viento que para los romanos soplaba de
Graecus, el noreste,  la actual Grecia. Γραικός,
fue el hijo de Pandora y Zeus y se considera el origen de “los griegos”,
palabra que paradójicamente utilizamos todos menos ellos para referirnos a los
habitantes de Grecia.

 
 
MISTRAL
  Etimológicamente proviene del latín “Magister”, maestro o magistral, que dará en antiguo provenzal Maestral o Mestral.  Los romanos llamaban Magister al viento que provenía del centro del mundo: Roma; y situados en el punto medio del  Mediterráneo, este viento tenia dirección noroeste. Me atrevería a suponer que el valle del Ródano se llama Maestrazgo por la predominancia del Mistral en esta zona, que llega a ser enloquecedor.
 
 
 

 

 

 

 
 
 
 

 

O quizas no…Quizas toda esta historia no sea verdad.
 
Share: