Browsing Tag

Cine

Do, mi, sol, do…Orfeo

Por 8 abril, 2014 Etiquetas: , , , Comentar (9 Comentarios)
Cuando había publicado la entrada anterior me encontré con una canción preciosa para poner, pero no iba a modificarla una vez difundida por la nube y aunque pensé hacerle un enlace al final, me daba pena que se quedara como una posdata que nadie vería; así que como creo que se lo merece, le voy hacer otra entrada a Orfeo y su amada Eurídice.

Decía Esquilo de Orfeo que “lo atraía todo con su voz”; ejercía su magia sobre seres vivos e inanimados. Apaciguaba a bestias y humanos, hasta dejarlos sumidos en un embelese despreocupado e indolente que les hacía doblegarse a sus requerimientos. El mismísimo Hades, el más estricto de los dioses, consintió en devolverle a su esposa con solo una condición; la que él fue incapaz de cumplir, como sabemos.

Lamento de Orfeo – Alexandre Séon (1855-1917)

La música penetra directamente en nuestro interior, venciéndonos con facilidad y atravesando la barrera de nuestras fieras del inconsciente y allí nos enerva o nos relaja, sin que nuestra voluntad pueda hacer nada por remediarlo. Cuando oigamos esa canción que nos llega directamente al corazón, acordémonos de que es Orfeo quien la canta.
Para los griegos clásicos, la música era el arte de las musas, de ahí su nombre, incluyendo como tal a la poesía y la danza, pues como en ella, tienen importancia primordial el ritmo, los acentos, la cadencia, las notas, las palabras y los movimientos. Siguiendo esta necesidad de aunarlo todo, mucho después se inventó la Ópera, pero no me adelanto, volveré a ello más tarde.
Cuentan que Orfeo aprendió a tocar su lira; un regalo del mismo Apolo; oyendo trinar a los pájaros y agitarse las ramas, por eso su canto era tan cercano y sosegante, porque provenía de la propia naturaleza; al hablar su mismo idioma era capaz de convencerla dulcemente y apaciguarla. Orfeo movía y arrastraba árboles y rocas con su voz, dispersaba las tormentas y hasta detenía la Luna. Su canto era pausado y relajante sin ningún parecido con los sones típicos de brujos o chamanes que entran en trance a base de percusión. Aun así su vertiente de mago está más que demostrada.
Hay que aclarar que la música de aquellos tiempos, de la cual no se conserva nada o casi nada, era homófona; no se imaginaban melodías diferentes y simultaneas, ni conocían la armonía que nosotros usamos para componer. Si cantaban a coro lo hacían todos al unísono y los instrumentos acompañantes tocaban la misma nota que el cantante.
La música es magia, Orfeo un hechicero, las matemáticas unas encantadoras de serpientes. A Pitágoras se le adjudica el descubrimiento de las leyes de los intervalos musicales y su relación con la aritmética. Una cuerda vibra, y  emite un sonido, con una frecuencia inversamente proporcional a su longitud. Los pitagóricos observaron que todas las notas que se armonizaban con otras y sonaban agradables al oído salían de cuerdas cuyas longitudes se relacionaban entre sí por simples proporciones de números enteros. Además los cuatro primeros números (que ellos llamaban tetrakis), tenían un significado muy especial para ellos. Los intervalos que hoy conocemos como de octava, cuarta y quinta se correspondían con longitudes de cuerda que se relacionaban mediante razones de 2/1, 4/3 y 3/2;  les llamaron diapasón, diatesarón y diapente respectivamente. Ah, ¡Fantástico! la música estaba escrita en los números y ellos solo tuvieron que ir allí a escucharlo. No me voy a extender mucho en explicarlo, porque se haría larguísimo, pero al que le interese puede visitar el siguiente artículo. No os dejéis apabullar por las formulas, son simples medias
aritméticas.
Para la escuela de Pitágoras, la música tenía un valor ético y medicinal; hoy en día hay teorías que demuestran que no andaban muy descaminados; al que le guste el tema le recomendaría el interesante libro del neurobiólogo Oliver Sacks, “Musicofília”, que habla sobre eso. Pero los pitagóricos además, creían en el movimiento armónico del universo de la misma forma que las notas; los cuerpos celestes se distribuían de acuerdo a un patrón que seguía también las leyes de la armonía musical. Los planetas entonaban una melodía que no podíamos oír porque era tan potente que nuestro oído imperfecto no tenía sensibilidad para captarla. Era frecuente encontrar a Pitágoras sumido en el silencio intentando escuchar los acordes del universo, la música de las esferas.
Mito potente el de Orfeo, no es extraño que su personaje apareciera en todo tipo de leyendas y aventuras épicas como el viaje de Jasón y su propio descenso a los infiernos. Y tampoco que ascendieran su lira a los cielos en forma de constelación. Ni nos sorprende que él y su leyenda transciendan a épocas y países para volver aparecer constantemente.
El origen de la Ópera, tiene lugar en Florencia donde se reunían un círculo de artistas y profesores  llamado la Camerata Florentina, a mediados del SXVI. Este grupo trataba de dar vida al olvidado arte de la “Tragedia Griega” entendiéndolo como una representación donde la música, la poesía y el baile debían ir de la mano. Pues, casualmente, una de las primeras composiciones que se crean siguiendo esta doctrina fue la “Eurídice” de Rinuccini-Peri. Y la primera obra que tiene un estructura como para denominarse Ópera ¿Se llamaba?…”La Favola d’Orfeo” de Monteverdi.


…La Música
Desde mi Parnaso amado
vengo a vosotros, ilustres héroes,
famosos descendientes de reyes, 
de los que la fama relata
imperfectamente sus méritos…
Y más tarde  Gluck nos deja su hermosísima “Orfeo y Euridice”. Creo que lo mejor es que os la cante la misma Euridice, salida del Hades, en primicia para navegando por Grecia

Stravinsky  también se interesó por un Orfeo desesperado, tras la muerte de Euridice y su necesario descenso a los infiernos, dejándolo plasmado en un ballet que no fue de sus composiciones más famosas.

Llega el cine y  una trilogía de un “Orfeo” surrealista, de Cocteau. Y  más tarde la entrañable brasileña “Orfeo negro”, muy famosa en su día
por la canción de “Mañana de carnaval“. La película estaba basada en una obra de
teatro de un joven Vinicius de Moraes y consiguió hacer popular una música
hasta ese momento desconocida para el resto del mundo, la brasileña.

Vaya tostón que estoy
dando hoy, pero es que me pongo con una cosa y acabo recorriéndome wikis, estanterías y filmotecas, sin que esto tenga fin, se tira del hilo, se hila,
se enreda y … nunca, nunca se acaba.
Todo venía por querer poner la canción de esta joven
compositora, Katerina Polemi, de padre griego, madre brasileña y criada en
Londres y  Boston; su música es un compendio de todo ese trasiego cultural e igual canta
jazz, que bossa nova, que música griega; creo que oiremos hablar de ella en el
futuro porque tiene una musicalidad fuera de lo común. Y os aseguro que ha sido
totalmente casual el que haya empezado hablando de mitos griegos y haya acabado
con carnavales, imitando la extraña mezcla de esta mujer. Pero las casualidades ¿existen?

Pues ya está, “El vals de Orfeo”, tema principal de la obra de teatro “Eurydice”, de Sarah Ruhl, compuesto por Katerina Pollemi, a la que se puede ver en el vídeo dirigiendo y tocando la guitarra. Nunca dejaremos descansar al mito.

Y ahora sería el momento oportuno para que alguien me preguntara:
– ¿Para qué sirve aprender griego?
– Para pasármelo de puta madre, Señor ministro
Share:

Pornografiar

Por 14 octubre, 2011 Etiquetas: , Comentar (5 Comentarios)

En 1982, en el Teatro Superstar en Atenas, Manos Hatzidakis era el director y co-autor de un espectáculo musical titulado “Pornografía”; quizás lo apropiado sería traducirlo por “obscenidad”. El espectáculo contó con la participación de cantantes, actores, bailarines y una pequeña orquesta. La representación, de la cual no he podido ver ningún documento filmado, no tuvo mucho éxito, pero nos dejó un disco, Pornografía, cuya canción principal escuché por primera vez hace muchos años y que me dejó fascinada, aún cuando no entendía muy bien la letra.

El mismo M. Hatzidakis escribió en su contraportada:

La pornografía es el sustituto de la comunicación erótica y por extensión, el sustituto de la comunicación humana. El sustituto de las palabras y pensamientos. El sustituto de la verdad.
La pornografía es la falsificación de las palabras y pensamientos. La falsificación de la verdad. Los documentos de identidad falsos de toda verdad.
Producen pornografía los partidos políticos y sus desfiles; que se consideran a si mismos “progresistas”, que se apropian de forma arbitraria y  arrogante de todos los cambios históricos y corroen con artes fraudulentas el sentido común y la lógica….
La pornografía es el ayatolá Jomeini, la enfermedad de nuestro tiempo, la creación de un campo de desesperados sin límites, que comienza en las llanuras de Brezhnev, Ceausescu y de Jaruzelski, sigue por la tierra de los desafortunados, se ahoga en la sangre de Gaddafi y Jomeini y se impacienta por conseguir las pampas de Pinochet y Videla.
La pornografía es también el asesinato de la mirada inocente de miles de niños, el horror de nuestro mundo, nuestra falta de sensibilidad de gente bien alimentada, hacia el sufrimiento de quienes nos rodean. Y todo esto en nombre del cambio y el futuro …
 
Solo habría que cambiar algunos nombres propios para que la canción fuera de total actualidad ¿No creeis?

Pornografía. Ya he dicho que esta canción es para mí una vieja conocida, la tenía en una cinta grabada de la radio griega. Lo que más me interesó, aparte de su título, fue que conjugaba el verbo “ Pornografiar”; πορνογραφούμε (pornografiamos); lo cual otorgaba, para mí, una fuerza mayor a la letra.

Pornografia M. Hadjidakis
 


Πορνογραφία σημαίνει συνουσία,
συνωμοσία στο φως των αστεριών
για την Ευρώπη μα και για την Ασία
πορνογραφούμε στα μάτια των παιδιών.
Μέσ’ το κόσμο χάνομαι
κι απ’ τα πάθη μου πιάνομαι.
Δίνω σώμα, δίνω φως,
μα πεθαίνω σοφός.
Πορνογραφία σημαίνει συνουσία,
συνωμοσία στο φως των αστεριών.
Για την Ευρώπη μα και για την Ασία
πορνογραφούμε στα μάτια των παιδιών.
Μέσ’ το κόσμο χάνομαι και
απ’ τα πάθη μου πιάνομαι.
Δίνω σώμα, δίνω φως,
μα πεθαίνω σοφός.
Πορνογραφία σημαίνει ανταρσία,
απελπισία, σκοτάδι και μαγεία.
Πορνογραφία σημαίνει στην ουσία
φωτογραφία σημάδι των καιρών.
Pornografía significa copular,
conjurar la luz de las estrellas
No solo en Europa, sino también en Asia
(hacemos actos obscenos) ”pornografiamos”  ante los ojos de los niños.

Me pierdo en el mundo
y me agarro al sufrimiento.
Entrego mi cuerpo, mi luz

pero muero sabio.
Pornografía significa copular,
conjurar la luz de las estrellas
No solo en Europa, sino también en Asia
“pornografiamos” ante los ojos de los niños.

Me pierdo en el mundo
y me agarro al sufrimiento.
Entrego mi cuerpo, mi luz

pero muero sabio.
Pornografía significa rebelión,
desesperación, oscuridad y hechicería.
Pornografía significa en esencia
la fotografía  de la marca de los tiempos.

Pero para fuerza la de Maria Farantouri cantando esta misma canción. La grabación es antigua, pierde calidad, pero no su voz.

Pornografía M. Fandouri

Y para acabar de demostrar que Manos Hatzidakis es de total vigencia, os dejo con este trozo de la banda sonora de America America ; su música acompañada de algunos fotogramas de la película de Elia Kazan El vals de los sueños perdidos. Tristemente actual

Share:

Rebétika, la música de los desclasados.

Por 14 diciembre, 2010 Etiquetas: , Comentar (5 Comentarios)

 

Todas las músicas urbanas huelen a algo: El blues es aroma  de tabaco y whisky , el tango es mate y humedad de las calles porteñas. Hay una música en Grecia que huele a vino barato derramado sobre los suelos de madera de las tabernas, al  humo de hachis que emanan los narguiles,  que se canta al borde del desafinado y que nace de una subcultura, cuasi criminal; en sus inicios despreciada por las clases medias y perseguida por las autoridades; la Rebétika.

En 1922, dos millones de refugiados griegos, provenientes de Esmirna y de otras partes de Asia Menor son expulsados por los turcos; en represalia a la incursión de la armada Griega en el Imperio Otomano. Huyen con lo puesto, abandonando sus negocios, sus hogares, su familia; lo poco que consiguen traer a su exilio es la música. Salieron de una tierra rica y llegaron a un lugar pobre, una  madre patria  que solo conocían de oídas. Pasaron de pertenecer a la clase media a ser  los marginales de  un país  que no los acoge como ellos esperaban.  Se vieron confinados a los suburbios del Pireo, Atenas o Salónica. Costas Ferris. hace un retrato muy acertado en su pelicula Rebétiko.
En sus cafés, en sus tekedes, con humo de hachís y con acompañamiento de bouzouki , baglamas y guitarra, con aires orientales; nació la rembétika. Sus letras hablan de pobreza, de sueños rotos, de adicción a las drogas, opresión policial, cárcel, alcohol, amores no correspondidos.

La rebétika es adictiva.  Sorprende , al principio por sus voces etílicas y  quebradas, pero una segunda audición te puede atrapar.
He escogido está canción , Kαίγομαι (me quemo)  porque me  ha hechizado, al oir una y otra vez  el desgarro de su canto. Es de Marika Ninou , el personaje principal de la película. Dicen de ella que cantaba bien la Rebétika porque sabía mejor que nadie lo que era sufrir.

 En 1936 comienza la dictadura de Ioannis Metaxas  que establece la censura. Toda la discografía con referencias al hachís, al opio, etc. es prohibida. Se continúa, sin embargo, grabando canciones rembétikas con temática legal. Pero como la opresión, es una buena fuente de inspiración de las canciones, el periodo de ocupación Nazi en Grecia ofreció muy buenas muestras de Rebetika.

En Saltadoros ,  canción, de Mihalis Genitsaris, el cantante cuenta como sabotean la gasolina de los camiones alemanes.

Ζηλεύουνε, δεν θέλουνε, ντυμένο να με δούνε
Mπατίρη θέλουν να με δουν, για να φχαριστηθούνε
Θα σαλτάρω, θα σαλτάρω, τη ρεζέρβα θα τους πάρω

Μα εγώ πάντα βολεύομαι, γιατί τηνε σαλτάρω
σε κάνα αμάξι Γερμανού, και πάντα τη ρεφάρω
Θα σαλτάρω………..
Βενζίνες και πετρέλαια εμείς τα κυνηγάμε
γιατί έχουνε πολλά λεφτά και φίνα την περνάμε
Θα σαλτάρω…………
Οι Γερμαοι μας κυνηγούν και εμείς δεν τούς ακούμε
εμείς θα τής σαλτάρουμε πώς του να σκοτωθούμε
Θα σαλτάρω…………
Están celosos, no quieren verme bien vestido
Quieren verme acabado para estar contentos.
Saltaré, saltaré y la reserva les birlaré.

Yo siempre me las arreglo para asaltar
Algunos coches alemanes y compartirlo.
Saltaré…..

Buscamos gasoil y gasolina,
De los que tienen mucha pasta y luego lo celebramos
Saltaré……

Los alemanes nos persiguen,
Pero no los oímos.
Seguiremos saltando hasta que nos maten.
Saltaré…….

      La rembétika fué prohibida por los Nazis.  María, la María de la taberna, me contaba que los resistentes llevaban baglamases escondidos bajo las ropas para poder cantarla de forma clandestina. Los rembetes solo usaban una manga, el otro brazo quedaba libre bajo el abrigo.

 

Share:

Aprender a bailar en Grecia.

Por 6 noviembre, 2010 Etiquetas: , , Comentar (2 Comentarios)
Δεν ελπίζω τίποτα. Δε φοβούμαι τίποτα. Είμαι  ελεύτερος.

No espero nada. No temo nada. Soy libre.

Epitafio de la tumba del filosofo y escritor griego, Nikos Kazantzakis autor de Alexix Zorbas.

Sé que el Sirtaki es un tópico, un reclamo de turistas en el barrio de Plaka o en las tabernas del Microlimani, pero nadie puede negar que es una pieza evocadora; oyes los primeros compases y ya estás en Grecia. Mikis Theodorakis  es un genio.
Sé que “Zorba el Griego” es un mito inmortal,  un ejemplo del cine que trasciende la pantalla y queda como un icono reconocible en cualquier momento.
Se que puedo repetir lo que muchos otros  ya han escrito.
Pero voy a poner la escena final de la película porque en sus fotogramas, su música y en  la cara de Anthony Quinn, se concentra mucha esencia que yo, común mortal, no acierto a describir con letras; mejor los fotogramas.
La película dirigida por Michel Cacoyannis , basada en la novela  escrita por N. Kazantzakis, es bastante dura; una película de posguerra. No voy a contarla con detalle, pero si  a resumir lo que expresan esos 3 minutos del final de la historia. Por lo menos, como los leo yo:
Basil es un joven escritor inglés.  Viaja a la isla de Creta, donde acaba de heredar una vieja mina que tiene intención de explotar para poder seguir haciendo lo que le gusta: escribir. Durante el viaje conoce a Zorba, un griego socarrón, sencillo, bruto, casi analfabeto, pero lleno de energía. Su pasión por la libertad y la vida asombran al tímido intelectual.
Estos seres diametralmente opuestos, con vivencias y experiencias contrarias, pero complementarios, entablan una singular amistad.
Los negocios resultan ser un desastre gracias al vividor  Zorba  y Basil se arruina,; pero le pide a Zorba que le enseñe aquello que no está en los libros: que le enseñe a bailar ( o a vivir que es lo mismo para Zorba).

Cualquiera que haya vivido en Grecia, o incluso intentado hacer negocios en Grecia, o como yo, simplemente reformar una casa de un pueblo, se reconocerá  en la película. Las cosas no avanzan, son eternas y los simpáticos Zorbas  nos entretienen y prolongan la espera. Pero… ¿Hay algo mejor que aprender a bailar en un playa de Creta ; en el medio del Mediterráneo?

Share: