Browsing Tag

Derrotero Grecia

Derrotero Griego 3. Lepanto.

Por 25 noviembre, 2010 Etiquetas: , Comentar (4 Comentarios)
“Hijos, a morir hemos venido, o a vencer si el cielo lo dispone. No deis ocasión para que el enemigo os pregunte con arrogancia impía ¿Dónde está vuestro Dios? Pelead en su santo nombre, porque muertos o victoriosos, habréis de alcanzar la inmortalidad”.
Navpaktos es el verdadero nombre de Lepanto. Ahora es un pequeño puerto; tanto que cuando amarramos, parecía que hubiera llegado un trasatlántico al pueblo. En aquel entonces, teniamos un barco de acero que se llamaba La Maga Azul; fué en Navidades de 1993.

SWScan00010.jpg.Derrotero Griego3. Lepanto.
La Maga Azul  en Navpaktos.
Recuerdo Navpaktos como un lugar luminoso, blanco; atmosférico. Con un poder evocador horrendo. Donde después de casi  500 años, todavía se  oye el sonido de  los cañones, se ve el humo por las hendiduras de su muralla; se huele la pólvora. Donde ninguno de aquellos pobres diablos, que perecieron, alcanzó la inmortalidad pero si la muerte. La eterna historia de Dioses, Patrias y Religiones.
Puerto de Navpaktos
El aspecto era terrible por los gritos de los turcos, por los tiros, fuego, humo; por los lamentos de los que morían. El mar envuelto en sangre, sepulcro de muchísimos cuerpos que movían las ondas…
…Espantosa era la confusión, el temor, la esperanza, el furor, la porfía, tesón, coraje, rabia, furia; el lastimoso morir de los amigos, animar, herir, prender, quemar, echar al agua las cabezas, brazos, piernas, cuerpos, hombres miserables, parte sin ánima, parte que exhalaban el espíritu, parte gravemente heridos, rematándolos con tiros los cristianos.
Ahora, Navpaktos es un sitio tranquilo, con agradables paseos y una vista inolvidable desde lo alto del pueblo sobre el golfo de Corinto. Una recalada indispensable para el marino que busque algo mas que agua en el mar.
Share:

Derrotero Griego. 1

Por 4 noviembre, 2010 Etiquetas: , Comentar (2 Comentarios)
Algún amigo me ha comentado que le gustó mucho lo del viejo derrotero del primer viaje a Grecia, así que iré publicando pedazos. Quizás alguien lo aproveche, habrá valido la pena el esfuerzo.
¡Cuidado!  Son dibujos de hace ya casi 20 años. Pero bien pueden servir para comparar con la carta náutica  actualizada. Lo hare por orden cronológico de los puertos que fuimos visitando.

Cefalonia: Argostoli.


Impresión del Puerto
Argostoli . Puerto de entrada: Policia, aduana. Papeles de entrada.
Servicios: Agua y gas-oil por pedido telefónico.
Seguridad todo tiempo
Suministros. Algo de material náutico. Tiendas de alimentación. Tabernas excelentes. Inmejorables sublakis.
En Argostoli, Cefalonia;  es normal hacer la entrada del barco cuando vienes del sur de de Italia. Donde se arreglan papeles con la policía de puerto.
Evidentemente el golfo donde está el puerto ha cambiado: una marina abandonada en frente, un pequeño puertecito al norte, donde amarran los  barcos locales, y el puerto más arreglado, con jardineras y flores. Pero la esencia es la misma, el muelle donde estuvimos está muy parecido. Lo puedo certificar, pues he vuelto varias veces más a Argostoli.
Argostoli-maxsea.jpg.Derrotero Griego. 1
Share:

Primer viaje a Grecia

Por 28 octubre, 2010 Etiquetas: , Comentar (3 Comentarios)
La primera vez que fui a Grecia ya sonó un tilín en mi cerebro. Visité sobre todo Atenas y algunas islas cercanas a la ciudad. Las típicas: Eguina, Poros, Hydra… Pero sobre todo Atenas
–       ¿Pero de verdad que te gustó Atenas?
–       Pues sí. Algo tiene esa ciudad destartalada, congestionada y casi enemiga de sus habitantes. Pero yo no te lo sé explicar. O lo entiendes o no lo entiendes.
La segunda vez que fui llegué con un barco. Recién estrenados los 90s. Mucho mejor.
Hay muchos países a los que puedes llegar con avión, con tren… Pero ha Grecia hay que llegar por mar. El mar es omnipresente en Grecia, lo tienen hasta en su bandera. Así que este viaje por mar lo considero el primero, el iniciático, el que me introduzco en su mundo, en sus misterios eleusinos.
Este periplo fue objeto de una serie de artículos para la revista Yate, el primero de los cuales se titulaba “El Mediterráneo en Invierno”, porque así fue; llegamos en Navidades y nos fuimos directos al Egeo.
-¿Dónde estaréis?
– En el Egeo.
– ¿No hará mucho frio?
– No creo, iremos por latitudes más bajas que Valencia.
Y si lo hizo; ya lo creo. El viento helado venia siempre de los Balcanes y si no de Centroeuropa, pero siempre congelado. Recuerdo que el 15 de marzo todavía nos cayó una nevada.
Hoy he releído esos artículos; hacía ya muchos años y hasta creí que los había perdido; y me ha hecho gracia su tono inocente; normal, por otro lado, en cualquier viaje iniciático; como el de un niño que descubre un mundo nuevo y reciente. Pero la verdad es que estaban muy bien.
–       ¡qué modesta!
–       Pues sí. En esta vida en blanco y negro, donde los piropos son escasos, de vez en cuando hay que hacerse autoalabanzas.
Estaban muy bien teniendo en cuenta su carácter analógico: dibujos hechos a plumilla y textos escritos con una Olivetti de AC. He escaneado algunos y la verdad es que su calidad deja mucho que desear, pero bueno, como muestra de lo que hablo…

El caso es que estaba estructurado como un relato de viajes y a la vez como un derrotero (si hubiéramos seguido con él y lo hubiéramos publicado creo que habríamos tenido bastante éxito).
Lo sorprendente  es que comparando nuestros dibujos y fotos actuales, me doy cuenta que Grecia no ha cambiado mucho. Esto a  algunos les parecerá un atraso; ya se sabe Grecia… Pero a mí me reconforta.

Ver por ejemplo el puerto de Ios en el 93 segun nuestros dibujos y el puerto de ios hoy segun google earth.

                                 
Dicen que somos esclavos de los paisajes que nuestros ojos vieron de niños .Yo los míos ya no los encuentro aquí, se los llevaron las grúas y las excavadoras. Y en Grecia, todavía se parecen a las fotografías de mis recuerdos.
Share: