Browsing Tag

Literatura

Paseo por el amor y la muerte

Por 19 abril, 2011 Etiquetas: , , Comentar (6 Comentarios)
Tal vez no ser es ser sin que tú seas,
sin que vayas cortando el mediodía
como una flor azul, sin que camines
más tarde por la niebla y los ladrillos,

sin esa luz que llevas en la mano

que tal vez otros no verán dorada,
que tal vez nadie supo que crecía
como el origen rojo de la rosa,

sin que seas, en fin, sin que vinieras
brusca, incitante, a conocer mi vida,
ráfaga de rosal, trigo del viento,

y desde entonces soy porque tú eres,
y desde entonces eres, soy y somos,
y por amor seré, serás, seremos

PABLO NERUDA
Para ti, por los años que faltan.
No os extrañéis de que comience con un poema de pablo Neruda. Ha caído en mis manos un CD de Angelique Ionato que me ha sacudido de la silla. En el he encontrado esta canción. Y también alguna más, de las que hablaré en las siguientes entradas, como explicación del título del disco: Eros y Muerte.

El amor y la muerte; la contraposición de los dos grandes enigmas. Los dos interrogantes que, desde el descenso de Orfeo a los infiernos, para rescatar a su amada Euridice de las garras del más allá, han conmovido a tantos poetas, a tantos músicos, a tantos pintores… Y que conmovió a Neruda para escribir estos versos y a Kostis Palamas y … No sigo; no quiero desvelar el misterio; disfrutad como he disfrutado yo de la profunda y envolvente voz de esta mujer.

Angelique Ionatos-Tal vez no ser

Share:

Que rápido pasa el tiempo, Safo.

Por 27 febrero, 2011 Etiquetas: , , Comentar (6 Comentarios)

Aquí va otra versión  del mismo poema de Safo cantada por Angelique Ionatos, de su disco Sappho de Mytilini.
 Angelique Ionatos es una cantante muy peculiar, situada entre la canción griega, la poesía; casi el blues.  Más bien es todo un universo personal, conducido por la fuerza de su voz poderosa.
Angelique+Ionatos.jpg.Que rápido pasa el tiempo, Safo

Angelique Ionatus and Nena Venetsanou-Grigora I Ora

Esta canción tiene un toque más oriental y antiguo. Me gustaría saber, si hay algún lector que entienda de armonía, en qué modo musical está escrita  para tomar este aire. ¿Es alguno de los modos clásicos griegos?
Bueno en todo caso… a ver cual os gusta más, si esta o la de la entrada anterior.

Hoy no cuento ninguna historia, ya la contaré a la vuelta; me voy a Grecia mañana. Pero como de canciones hablábamos y cuentos no contamos, os remito al blog de  Beatriz, Mecánica Dadiana, para que leáis, ahí sí, un cuento precioso sobre cantos; u oigáis, si le dais al enlace del propio blog.
Share:

Versos desde mi balcón.

Por 20 febrero, 2011 Etiquetas: , , , Comentar (9 Comentarios)
En la entrada anterior hablé de Safo, poetisa griega que vivió hace unos 2.600 años en la Isla de Lesbos y que la leyenda cuenta que se suicido en Lefkada, por mal de amores, saltando por un acantilado. Voy a seguir haciéndolo.
Su figura siempre ha sido polémica; entre la fábula y la realidad; y su supuesta sexualidad ha dado lugar hasta denominaciones como “sáfico” o “lesbiana”. Poco sabemos de ella, solo tenemos sus poemas. Lo que sí es cierto es que esta poesía intimista y exquisitamente sencilla debió ser revolucionaria en una época en que triunfaban los cantos épicos y los relatos de viajes y batallas. Una mirada femenina. La mirada de un personaje ambiguo que cautivó a escritores como Byron, Baudelaire o Woolf.

Safo, de C.A. Menguin,1867

Además de su actividad literaria y artística, Safo participó asiduamente en las luchas políticas y fundó una academia, en la que impartía arte, canto, danza y literatura a mujeres jóvenes.

En la época, era común que los versos se acompañaran de música, asi que nada mejor que esta canción de Eleftheria Arvanitaki y Nikos Xydakis sobre un poema de Safo, transcrito al griego moderno por otro gran poeta griego: Odisseas Elitis.

He intentado traducirla dandole un tono poético,es una interpretación mía, podeis discrepar. 

Rapido pasó el tiempo, la medianoche está cerca,
se va la luna, las Pléyades, se ocultan,
y yo duermo  aquí, sola y deshabitada.
El amor que depara sufrimientos, el amor
que inventa cuentos, me ha robado el alma
y la estremece del mismo modo que el viento de las montañas
azota, golpea sobre las encinas ululando.

Eleftheria Arvanitaki-Grigora i ora perase

Γρήγορα η ώρα πέρασε, μεσάνυχτα κοντεύουν,
πάει το φεγγάρι, πάει και η Πούλια, βασιλέψανε
και μόνο εγώ κείτομαι δω μονάχη κι έρημη.
Ο Έρωτας που βάσανα μοιράζει, ο Έρωτας
που παραμύθια πλάθει άρπαξε την ψυχή μου
και την τράνταξε ίδια καθώς αγέρας απ’ τα βουνά
χυμάει, χτυπάει  μέσα στους δρυς φυσομανώντας.

No está claro si Safo saltó desde el cabo Dukaton, ni siquiera está claro si pasó por Lefkada. Parte del mito de  Safo son estas incógnitas. Yo por si acaso voy a seguir creyendo que Safo acabó con su vida desde este precipicio. Yo la veo saltar cada día, cuando se va la luna y las pleyades … y el viento azota las encinas… Desde la terraza de mi casa.

El salto de Safo

          

Share:

Aprender a bailar en Grecia.

Por 6 noviembre, 2010 Etiquetas: , , Comentar (2 Comentarios)
Δεν ελπίζω τίποτα. Δε φοβούμαι τίποτα. Είμαι  ελεύτερος.

No espero nada. No temo nada. Soy libre.

Epitafio de la tumba del filosofo y escritor griego, Nikos Kazantzakis autor de Alexix Zorbas.

Sé que el Sirtaki es un tópico, un reclamo de turistas en el barrio de Plaka o en las tabernas del Microlimani, pero nadie puede negar que es una pieza evocadora; oyes los primeros compases y ya estás en Grecia. Mikis Theodorakis  es un genio.
Sé que “Zorba el Griego” es un mito inmortal,  un ejemplo del cine que trasciende la pantalla y queda como un icono reconocible en cualquier momento.
Se que puedo repetir lo que muchos otros  ya han escrito.
Pero voy a poner la escena final de la película porque en sus fotogramas, su música y en  la cara de Anthony Quinn, se concentra mucha esencia que yo, común mortal, no acierto a describir con letras; mejor los fotogramas.
La película dirigida por Michel Cacoyannis , basada en la novela  escrita por N. Kazantzakis, es bastante dura; una película de posguerra. No voy a contarla con detalle, pero si  a resumir lo que expresan esos 3 minutos del final de la historia. Por lo menos, como los leo yo:
Basil es un joven escritor inglés.  Viaja a la isla de Creta, donde acaba de heredar una vieja mina que tiene intención de explotar para poder seguir haciendo lo que le gusta: escribir. Durante el viaje conoce a Zorba, un griego socarrón, sencillo, bruto, casi analfabeto, pero lleno de energía. Su pasión por la libertad y la vida asombran al tímido intelectual.
Estos seres diametralmente opuestos, con vivencias y experiencias contrarias, pero complementarios, entablan una singular amistad.
Los negocios resultan ser un desastre gracias al vividor  Zorba  y Basil se arruina,; pero le pide a Zorba que le enseñe aquello que no está en los libros: que le enseñe a bailar ( o a vivir que es lo mismo para Zorba).

Cualquiera que haya vivido en Grecia, o incluso intentado hacer negocios en Grecia, o como yo, simplemente reformar una casa de un pueblo, se reconocerá  en la película. Las cosas no avanzan, son eternas y los simpáticos Zorbas  nos entretienen y prolongan la espera. Pero… ¿Hay algo mejor que aprender a bailar en un playa de Creta ; en el medio del Mediterráneo?

Share: