Browsing Tag

Mediterráneo.

El viento del nombre.

Por 23 enero, 2011 Etiquetas: , , Comentar (21 Comentarios)

 O el nombre del viento.  Hace tiempo que comento a mis alumnos de vela una curiosidad: que los grandes vientos mediterráneos, los que tienen derecho a nombre propio,  lo toman del  lugar de donde proceden, situándonos en el centro. Situándonos en un punto intermedio entre Creta y Malta.

 

 

 
 
 
El Gregal es el viento de dirección noreste; viene de Grecia. El Mistral o Maestrale  es el viento del noroeste; viene del Maestrazgo, en el valle del Ródano. El Siroco es el viento del sureste que viene de Siria. El Lebeche o libeccio es el viento de componente suroeste; viene de Libia.
 
Hay que tener un poco de flexibilidad e imaginar que en el momento incierto en el que se empezó a llamar así, Siria, no era la Siria actual, ni Libia tampoco. Licencia Histórica.
 
Y por supuesto el Levante viene de donde vemos levantarse el sol y las estrellas; y el poniente,  de donde observamos su ocaso. El Norte es simplemente Norte y el Sur, Sur, o todo lo mas viento meridional porque sopla de la dirección donde se encuentra el sol a mediodía, es decir cuando está sobre nuestro meridiano.
 
Pero hoy le voy a dar la vuelta a la historia, porque quizás empezó al revés: los vientos denominan las zonas de las que proceden.
 
elimperioromanoelprincipado.jpg

 

SIROCO
Sirio es la estrella más brillante del hemisferio norte. Sirio, del can mayor,  sigue a Orión, el cazador, la constelación más bella del cielo, en su viaje diario por el universo. Este prodigio no es visible todo el año.  A finales del periodo estival comenzamos a ver a Orión y su fiel perro, cruzar por la noche, el firmamento.  Pero su orto helíaco (primera salida de una estrella que ha permanecido invisible unos meses) se producía en la Grecia Clásica cerca del solsticio de verano, en el periodo de máximo calor. La “canícula” coincidía con la salida del Can mayor, de ahí su nombre y su estrella Sirio, Σείριος, en griego “la  ardiente”, “la abrasadora”.
Ya los egipcios relacionaron la época de inundaciones del Nilo con la observación nocturna  de Sírio a finales de verano.  Adoraron  a la estrella como a  un dios benefactor de las cosechas y crearon un calendario, el sótico, dependiente de sus ciclos. Justamente Sírio salía por el sureste, hace 8000 años, como se puede comprobar con cualquier programa astronómico, haciendo retroceder el tiempo; se puede utilizar stellarium que es gratuito y sencillo.
No es de extrañar que el viento del sureste, caliente y abrasador, que soplaba desde el punto por donde salía Sirio se llamara Siroco y el lugar de procedencia Siria, la tierra de Sirio.

 
 
 
 
LEBECHE
Libis era el dios-viento del suroeste para los griegos.. Se representa como un hombre alado, muy joven, sin barba, vestido con túnica y descalzo, sosteniendo entre sus manos el timón o la popa de una nave. En la mitología romana su equivalente es el dios-viento  Africus.
Así que no sería de extrañar que el viento suroeste se llame como el dios: líbico, libeccio o lebeche  y denominara a la región de donde soplaba como Libia.
 
 
 
 
 
 
GREGAL
 El Gregal es el viento que para los romanos soplaba de
Graecus, el noreste,  la actual Grecia. Γραικός,
fue el hijo de Pandora y Zeus y se considera el origen de “los griegos”,
palabra que paradójicamente utilizamos todos menos ellos para referirnos a los
habitantes de Grecia.

 
 
MISTRAL
  Etimológicamente proviene del latín “Magister”, maestro o magistral, que dará en antiguo provenzal Maestral o Mestral.  Los romanos llamaban Magister al viento que provenía del centro del mundo: Roma; y situados en el punto medio del  Mediterráneo, este viento tenia dirección noroeste. Me atrevería a suponer que el valle del Ródano se llama Maestrazgo por la predominancia del Mistral en esta zona, que llega a ser enloquecedor.
 
 
 

 

 

 

 
 
 
 

 

O quizas no…Quizas toda esta historia no sea verdad.
 
Share:

Un mar, muchas lenguas.

Por 15 enero, 2011 Etiquetas: , Comentar (11 Comentarios)

Que han vertido en ti cien pueblos de Algeciras a Estambul.… muchas canciones, con diferentes palabras.

En griego por Melina Mercuri :

Μεσόγειο τη λεν και παίζουνε γυμνά
παιδιά με μαύρα μάτια αγάλματα πικρά
γέννησε τους Θεούς, τον ίδιο το Χριστό
το καλοκαίρι εκεί δεν τρέμει τον καιρό
μεσ’ τη Μεσόγειο

Το αίμα τους αιώνες σκάλισε εκεί
τα βράχια και τους κάβους και τη βαθιά σιωπή
νησιά σαν περιστέρια αιώνιες φυλακές
το καλοκαίρι εκεί δεν τρέμει τις βροχές
μεσ’ τη Μεσόγειο
Οι κάμποι κι οι ελιές χάνονται στη φωτιά
τα χέρια μένουν μόνα κι άδεια τα κορμιά
λαοί της συμφοράς και πίκρα του θανάτου
το καλοκαίρι εκεί δε χάνει τα φτερά του
μεσ’ τη Μεσόγειο
εδώ στη λίμνη αυτή γεννήθηκα κι εγώ
μεσόγειος του φόβου και των πικρών καιρών
τα όνειρα που ‘παίζαν στα βαθιά νερά
γινήκαν δέντρα μόνα στα ξερά νησιά
μεσ’ τη Μεσόγειο
Τον Παρθενώνα κρύβουν σύννεφα βαριά
στην Ισπανία εχάθη η λέξη λευτεριά.
Αλλ’ αν η Αθήνα μένει
όνειρο πικρό
το καλοκαίρι εκεί δεν τρέμει τον καιρό.
Μεσ την Μεσόγειο…

En francés por el propio Moustaki  y  en catalán por Maria del Mar Bonet:

En este mar donde juegan niños de ojos negros,
conviven tres continentes y siglos de historia.
Profetas, dioses y el mismo Mesías,
Hay un hermoso verano que no teme al otoño
en el Mediterráneo.

Hay olivos que mueren bajo las bombas
justo allí donde surgió la primera paloma.
Pueblos olvidados, segados por la guerra.
Pero hay un hermoso verano que no teme al otoño
en el Mediterráneo.
Hay un olor a sangre flotando sobre sus playas
países heridos y llagas sin cerrar,
islas de espinos, muros que te encierran.
Pero hay un hermoso verano que no teme al otoño
en el Mediterráneo.
En este mar, yo jugaba cuando era niño
en él metía mis pies en el agua y respiraba su viento.
Mis compañeros de juegos, los que ahora son hombres,
son los hermanos de aquellos a los que el mundo abandona
en el Mediterráneo.
El cielo está de luto sobre la Acrópolis
y la palabra libertad ya no existe en Español,
pero siempre podremos soñar con Atenas y Barcelona.
donde hay un hermoso verano que no teme al otoño
en el Mediterráneo.

Esta preciosa canción está escrita por un francés, nacido en Egipto y de padre griego.

Esta preciosa canción de Georges Moustaki es mi pequeño  homenaje al pueblo de Tunez, en el Mediterraneo, que da sus primeros pasos en el mundo democrático. ¡Que sean muchos mas!

Share: