Browsing Tag

Poesía

Paseo por el amor y la muerte III

Por 23 abril, 2011 Etiquetas: , , Comentar (6 Comentarios)
Con esta hermosa canción de Angelique Ionatos cierro esta trilogía de turbias entradas cuya coincidencia con la semana santa es puramente accidental; a no ser que me traicione el subconsciente. Esta escrita por Anna de Noialles, francesa de sangre griega, como Angelique.

Anna de Noailles fue  toda una figura literaria durante la Belle Époque  y la primera mujer en convertirse en comandante de la Legión de honor y en ser admitida por la Real Academia Belga de la Lengua y Literatura Francesas.

La canción es un poema  impaciente, afligido por la futilidad de la vida a la que la autora se agarra con pasión; con todas sus fuerzas.

Disfrutemos pues de la vida, tras el conjuro, en estas tres entradas, contra la muerte. El amor como sortilegio

 

Angelique Ionatos-L’eimprente

La letra que aquí transcribo es la del poema original, Angelique Ionatos hace algunas variaciones en su canción.

L’EIMPRENTE

Je m’appuierai si bien et si fort à la vie,
D’une si rude étreinte et d’un tel serrement,
Qu’avant que la douceur du jour me soit ravie
Elle s’échauffera de mon enlacement.

La mer, abondamment sur le monde étalée,
Gardera, dans la route errante de son eau,
Le goût de ma douleur qui est âcre et salée
Et sur les jours mouvants roule comme un bateau.

Je laisserai de moi dans le pli des collines
La chaleur de mes yeux qui les ont vu fleurir,
Et la cigale assise aux branches de l’épine
Fera vibrer le cri strident de mon désir.

Dans les champs printaniers la verdure nouvelle,
Et le gazon touffu sur le bord des fossés
Sentiront palpiter et fuir comme des ailes
Les ombres de mes mains qui les ont tant pressés.

La nature qui fut ma joie et mon domaine
Respirera dans l’air ma persistante ardeur,
Et sur l’abattement de la tristesse humaine
Je laisserai la forme unique de mon coeur…

LA HUELLA

Me aferraré de forma tan tenaz a la vida,

me abrazaré a ella con tanta fuerza y tan apasionadamente,
que antes que la placidez del día me sea arrebatada
haré que se sienta cálida con mi abrazo
La mar, ampliamente extendida por el mundo,
transportará en la ruta errante de sus aguas, 
el sabor de mi pena, que es  amarga y salada
y que con el transcurso de los días se balancea como un barco.

Dejaré un poco de mí en los pliegues de las colinas;
el calor de mis ojos que las ha visto florecer
y la cigarra posada en las ramas de espino
hará vibrar la voz estridente de mi deseo.

En los campos primaverales, los nuevos verdores
y la hierba tupida al borde de los caminos,
sentiran palpitar y aletear
las sombras de mis manos que tanto las han acariciado.

La naturaleza que fue mi pasión y mi mundo
inhalará en el aire mi persistente ardor
y sobre el abatimiento de la tristeza humana
dejaré la impronta de mi corazón.

Muchas gracias a Pilpen por su traducción de la letra del poema. Letra que yo luego he retocado; así que si hay algo mal, asumo toda responsabilidad.

Share:

Paseo por el amor y la muerte II

Por 21 abril, 2011 Etiquetas: , , Comentar (5 Comentarios)
Existe en Grecia un tipo de canciones populares, mas afincada en la región de Mani,en el Peloponeso, que se transmiten de generación en generación. Son canciones improvisadas y efímeras, pero con párrafos que se difunden de poema en poema, por su belleza, e imágenes que se repiten.
Son los  Μιρολογια, canticos conmovedores que se entonan para aliviar el dolor por la muerte de un ser querido. 

Ya Homero relató los funerales de Héctor y Patroclo como ceremonias plagadas de sonoros llantos y canciones emotivas.
Para los griegos clásicos había dos mundos perfectamente diferenciados: arriba, aquí, la vida y abajo, el más allá, el Hades. El Hades, ese río subterráneo que corre pero no vuelve, es la negación del retorno y sus aguas, al beberlas, producían el olvido, la consecuencia más trascendental de la muerte.

En los Μιρολογια encontramos frecuentemente alusiones al posible regreso y a las aguas de las montañas del Arni; las aguas arnésias que borran los afectos:
Voy a las montanas de Arni, al campo de Arnisia.
Donde niega la madre al hijo, el hijo a la madre
También aparecen imágenes recurrentes de pájaros, flores y plantas como personificación del ser perdido, sobre todo en los casos de niños.
Hoy traigo; o más bien  trae Angelique Ionatos; una de esas canciones desgarradoras. La compuso Kostis Palamas tras la muerte de su hijo. Y tiene toda la estructura de un  Μιρολογια.

Angelique Ionatos-O mavros Kavalaris

 

Στο ταξίδι που σε πάει ο μάυρος καβαλάρης,
κύτταξε απ’ το χέρι του, τίποτε να μην πάρεις.
Κι αν διψάσεις μην το πιείς από τον κάτου κόσμο
το νερό της αρνησιάς, φτωχό κομμένο δυόσμο!
Μην το πιείς κι ολότελα κι αιώνια μας ξεχάσεις…
βάλε τα σημάδια σου το δρόμο να μη χάσεις,
κι όπως είσαι ανάλαφρο, μικρό σα χελιδόνι,
κι άρματα δε σου βροντάν παλικαριού στη ζώνη,
κύτταξε και γέλασε της νύχτας το σουλτάνο,
γλίστρησε σιγά – κρυφά και πέταξ’ εδώ πάνω,
και στο σπίτι τ’ άραχνο γυρνώντας, ω ακριβέ μας,
γίνε αεροφύσημα και γλυκοφίλησέ μας!
En el viaje al que te lleva el caballero negro,
guárdate de su mano, no tomes nada.
Y si tienes sed no bebas las aguas arnésias
del mundo inferior. ¡Pobre hierbabuena arrancada!
No la bebas, no sea que nos olvides para siempre;
deja marcas para no perder tu camino.
Y como eres ligero, pequeño como una golondrina,
y  las atronadoras armas todavía no ciñen tu cintura,
con cuidado, engaña al sultán de la noche,
deslízate silenciosamente, a escondidas y vuela hacia aquí arriba,
y  vuelve a nuestra casa desolada, cariño mío,
conviértete en suave brisa para besarnos dulcemente.

Se lo que estáis pensando; como recuerda este canto a la famosa estrofa de Tears in Heaven: 
¿Conocerías mi nombre si nos encontráramos en el cielo?
Está animada por la misma desolación; la pérdida de un hijo y el olvido. Eric Clapton compuso un Μιρολογια sin saberlo.

Muchas gracias a mis amigos Dafni e Ioannis, que me dieron las pistas oportunas para descifrar lo que eran las aguas arnésias.

Share:

Paseo por el amor y la muerte

Por 19 abril, 2011 Etiquetas: , , Comentar (6 Comentarios)
Tal vez no ser es ser sin que tú seas,
sin que vayas cortando el mediodía
como una flor azul, sin que camines
más tarde por la niebla y los ladrillos,

sin esa luz que llevas en la mano

que tal vez otros no verán dorada,
que tal vez nadie supo que crecía
como el origen rojo de la rosa,

sin que seas, en fin, sin que vinieras
brusca, incitante, a conocer mi vida,
ráfaga de rosal, trigo del viento,

y desde entonces soy porque tú eres,
y desde entonces eres, soy y somos,
y por amor seré, serás, seremos

PABLO NERUDA
Para ti, por los años que faltan.
No os extrañéis de que comience con un poema de pablo Neruda. Ha caído en mis manos un CD de Angelique Ionato que me ha sacudido de la silla. En el he encontrado esta canción. Y también alguna más, de las que hablaré en las siguientes entradas, como explicación del título del disco: Eros y Muerte.

El amor y la muerte; la contraposición de los dos grandes enigmas. Los dos interrogantes que, desde el descenso de Orfeo a los infiernos, para rescatar a su amada Euridice de las garras del más allá, han conmovido a tantos poetas, a tantos músicos, a tantos pintores… Y que conmovió a Neruda para escribir estos versos y a Kostis Palamas y … No sigo; no quiero desvelar el misterio; disfrutad como he disfrutado yo de la profunda y envolvente voz de esta mujer.

Angelique Ionatos-Tal vez no ser

Share:

Versos desde mi balcón.

Por 20 febrero, 2011 Etiquetas: , , , Comentar (9 Comentarios)
En la entrada anterior hablé de Safo, poetisa griega que vivió hace unos 2.600 años en la Isla de Lesbos y que la leyenda cuenta que se suicido en Lefkada, por mal de amores, saltando por un acantilado. Voy a seguir haciéndolo.
Su figura siempre ha sido polémica; entre la fábula y la realidad; y su supuesta sexualidad ha dado lugar hasta denominaciones como “sáfico” o “lesbiana”. Poco sabemos de ella, solo tenemos sus poemas. Lo que sí es cierto es que esta poesía intimista y exquisitamente sencilla debió ser revolucionaria en una época en que triunfaban los cantos épicos y los relatos de viajes y batallas. Una mirada femenina. La mirada de un personaje ambiguo que cautivó a escritores como Byron, Baudelaire o Woolf.

Safo, de C.A. Menguin,1867

Además de su actividad literaria y artística, Safo participó asiduamente en las luchas políticas y fundó una academia, en la que impartía arte, canto, danza y literatura a mujeres jóvenes.

En la época, era común que los versos se acompañaran de música, asi que nada mejor que esta canción de Eleftheria Arvanitaki y Nikos Xydakis sobre un poema de Safo, transcrito al griego moderno por otro gran poeta griego: Odisseas Elitis.

He intentado traducirla dandole un tono poético,es una interpretación mía, podeis discrepar. 

Rapido pasó el tiempo, la medianoche está cerca,
se va la luna, las Pléyades, se ocultan,
y yo duermo  aquí, sola y deshabitada.
El amor que depara sufrimientos, el amor
que inventa cuentos, me ha robado el alma
y la estremece del mismo modo que el viento de las montañas
azota, golpea sobre las encinas ululando.

Eleftheria Arvanitaki-Grigora i ora perase

Γρήγορα η ώρα πέρασε, μεσάνυχτα κοντεύουν,
πάει το φεγγάρι, πάει και η Πούλια, βασιλέψανε
και μόνο εγώ κείτομαι δω μονάχη κι έρημη.
Ο Έρωτας που βάσανα μοιράζει, ο Έρωτας
που παραμύθια πλάθει άρπαξε την ψυχή μου
και την τράνταξε ίδια καθώς αγέρας απ’ τα βουνά
χυμάει, χτυπάει  μέσα στους δρυς φυσομανώντας.

No está claro si Safo saltó desde el cabo Dukaton, ni siquiera está claro si pasó por Lefkada. Parte del mito de  Safo son estas incógnitas. Yo por si acaso voy a seguir creyendo que Safo acabó con su vida desde este precipicio. Yo la veo saltar cada día, cuando se va la luna y las pleyades … y el viento azota las encinas… Desde la terraza de mi casa.

El salto de Safo

          

Share: